domingo, 30 de octubre de 2016

Testimonio

Ayer encontré en una sombra afilada
el calor de las estrellas diminutas
y la luz de los espacios infinitos. 
En realidad, no buscaba nada,
pero hallé en el aire un eco elíptico
y una voz sin estructura, callada.
Sentí el pulso de las rocas,
el avance de la savia,
las cálidas entrañas de las cosas
como un flujo directo a la conciencia.
Pensé también en la vida,
en los grandes hechos de la historia,
en la ciencia, el arte, la técnica,
quise darle al hombre su importancia.
Volví a mí, al rincón del alma,
y para aplacar las ansias de las dudas

llené de Dios mis palabras.

sábado, 2 de julio de 2016

Paradigmas IV



Nos espera una emboscada de estrellas,
un atajo de luz atado fieramente al aire
en el último instante, en el último rastro.
Tan fugaz como el tiempo será la muerte,
dueña de un pequeño espacio
donde secar los huesos y las simientes.
Al viento, la piel con toda su armadura,
las arrugas que forman las máscaras,
la tierra que cubre los cuerpos.
Todo se queda en ese pequeño ámbito
oculto, en los destellos de una llama,
en el lugar donde moran las luciérnagas.
Nuestra presencia no invade nada,
somos invisibles a los ojos del silencio,
puro deseo antes del límite.
Una frontera, un muro separa las lunas,
los crepúsculos de colores, la estable
condición de un faro rígido y misterioso.
El alma, solo el alma, llevará nuestros restos
como una reliquia, como un presagio.
A solas con nuestra ínfima y etérea memoria.

sábado, 2 de abril de 2016

Paradigmas III

Lo profundo es el límite,
la orilla sin más de la frontera,
el perímetro de las sombras
o el perfil que contaminó una tragedia.
Pulcro debe ser el silencio extenso
de las almas que se acercan.
Áspera la piel del aire prohibido
y duro el muro de las piedras infinitas.

domingo, 28 de febrero de 2016

Paradigmas II

Exploro entre luces obsoletas
un territorio fraguado de silencios,
un osario limpio de palabras,
y adivino que ese espacio claro
es una sombra larga de cipreses,
el duro trazo del perfil humano.
Que esos viejos silencios eran voces,
y esas voces, las almas de los hombres.

domingo, 3 de enero de 2016

Paradigmas


 Se habita pero en sombras oscuras,
en caminos sinuosos,
entre el sueño y la búsqueda
de una tierra firme que sostenga, 
de un suelo sobre una roca dura,
como un ser sin tiempo, a la defensiva,
marcado con el estigma de un suceso,
de un instante que llegó a la deriva,
hasta que la luz se atraviese de nuevo
e imponga el ritmo de la vida.