sábado, 29 de diciembre de 2018


El hombre todo lo envuelve,
miles de capas, millones de círculos,
y, en el centro, una voz infinita,
una simple palabra,
síntesis de ecos y constancias,
el duelo silencioso, la fría fuerza  
de un punto de luz que nos atrapa
y precede a la inefable ceguera.
Como el mar en su eterno oleaje
o el aire en sus profundas entrañas.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario